Preguntas Frecuentes
  Regreso a las preguntas
¿Qué ventajas tienen los tejidos orgánicos?
   

Los tejidos orgánicos presentan numerosas ventajas medioambientales, sociales y de salud, respecto a los tejidos hechos con fibras convencionales o sintéticas. Las fibras orgánicas no utilizan pesticidas ni fertilizantes químicos en su proceso de producción, ni provienen de semillas genéticamente modificadas. Los tejidos orgánicos son más suaves y transpirables, y presentan menor riesgo de generar alergias, problemas de piel y respiratorios que los tejidos convencionales.

 

El algodón es la fibra más utilizada en la industria textil actual. Aproximadamente un 50% de todos los tejidos producidos a nivel mundial son de algodón o mezcla de algodón. Para su cultivo convencional se utilizan sólo un 3 % de la tierra arable del mundo y sin embargo se usa aproximadamente el 25% de todos los insecticidas, y el 10% de todos los fertilizantes producidos en el mundo. Muchos de estos productos químicos son altamente tóxicos, contaminantes y tienen consecuencias nocivas tanto para el medio ambiente (contaminando el suelo, el agua y  matando seres vivos) como para las personas que los manipulan.

 

Se estima que en los países productores las intoxicaciones por pesticidas causan más muertes al año que las enfermedades infecciosas. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) aproximadamente 20.000 trabajadores agrícolas mueren cada año debido al contacto prolongado con pesticidas. Otras fuentes, elevan la cifra de muertos e intoxicados graves hasta los 300.000 al año. Más que cualquier guerra.

 

Por otra parte, en los procesos de teñido de las fibras y tejidos orgánicos no se utilizan tampoco productos químicos, metales pesados o colorantes azoderivados (que contienen sustancias cancerígenas).

 

Además de estos beneficios para la salud y medioambientales, las fibras y tejidos orgánicos son también responsables socialmente. Las agencias de certificación orgánica, como GOTS, establecen estrictos controles en el proceso de producción, garantizando que no haya trabajo esclavo ni infantil, que las condiciones laborales sean seguras, que haya un salario justo, que no se excedan las horas de trabajo reguladas, que el trato a los trabajadores y trabajadoras no sea discriminatorio y violento, etc.